Varane y Umtiti

A pesar del gol y la asistencia de Antoine Griezmann, que vinieron a culminar uno de sus encuentros más participativos en lo que va de temporada, lo más destacado del partido que selló la clasificación de Francia para el Mundial de Rusia 2018 fue su pareja de centrales. Delante estaba Bielorrusia, una selección que apenas ha marcado seis goles en diez encuentros, pero la actuación de Raphael Varane y Samuel Umtiti fue demasiado positiva como para no ahondar en las posibilidades que esta pareja puede ofrecerle a Deschamps.
Ya a priori la pareja que conforman el madridista y el blaugrana suena sumamente complementaria. Uno zurdo, el otro diestro. Los dos con talento para vivir lejos de su portería. Uno manteniendo siempre el sitio, el otro abandonándolo para corregir cualquier situación. Y los dos, otra vez, con muchísimo talento con el balón en los pies, lo cual no sólo tiene un impacto evidente en la salida de balón sino que, sobre todo, se hace notar a la hora de irle dando continuidad al juego. Porque cada recuperación de Varane o Umtiti vale doble. Ahogan, recuperan e inician hasta que el rival se asfixia.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Y si sobre el papel suena bien, sobre el terreno de juego suena todavía mejor. La Francia de Deschamps es una selección que va a jugar y competir de forma muy diferente dependiendo del resultado. En ventaja, a día de hoy, no se atisba otro combinado nacional con más armas para convertir un 1-0 en una goleada consagratoria. Mbappé, Griezmann o Dembélé asustan. Pero sin la ventaja, la cosa será diferente. Ahí Francia jugará a un ritmo más alto, buscará al rival arriba y fiará el descontrol a la naturaleza de la mayoría de sus futbolistas, pero sobre todo de un doble pivote (Pogbá-Kanté) que rara vez van a tratar de controlar la situación. Por ello, Deschamps necesitará centrales veloces y activos que sean capaces de corregir situaciones desequilibradas. Y, por ello, contar con Varane o Umtiti se antoja imprescindible para poder repetir lo del verano de 1998.

Francia me parece una buena selección, pero no la veo favorita para el mundial. Por delante están, Argentina (a pesar de haber entrado de milagro cuenta con el mejor jugador del mundo y eso siempre es un plus) Alemania España o Chile. Pero me gusta mucho el juego alegre y suelto de los blues. Es cierto, que el empate a 0 ante Luxemburgo fue muy preocupante, pero luego se recuperaron muy bien. Muchas ganas de ver a los Blues en Rusia, eso sí rectifico para mí no es favorita.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
La fase de clasificación está siendo más interesante a nivel individual (y de compatibilidad) que de juego colectivo. De eso no hay duda. Le están faltando cosas a Francia que luego pueden ser importantes. Pero es que la selección de Deschamps me transmite algo parecido a Portugal en los últimos años: igual sufre en la clasificación y en fase de grupos, pero es que luego en eliminatorias va a ser un hueso durísimo.