Unzue

Juan Carlos Unzué fue anunciado como próximo entrenador del RC Celta de Vigo tras un proceso de búsqueda y valoración que acabó con Óscar García Junyent y con el ex-segundo entrenador del Barça como únicos candidatos para el puesto. Sin conocer el nivel que pueda presentar el navarro, lo que sí puede esgrimirse es que la coherencia que lleva exhibiendo la dirección deportiva de Balaídos desde el verano de 2010 se conserva intacta. Existe una línea clara.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
El R Celta es un club condicionado por el éxito que cosechó entre 1998 y 2002 de la mano de Víctor Fernández. Tras hacer historia en el Zaragoza y concederse una breve excursión a Tenerife, Víctor rescató un estilo de ataque y creatividad que quedó simbolizado en la emblemática línea de mediapuntas formada por Karpin, Mostovoi y Gustavo López. Lo visto sobre el césped fue tildado de “fútbol de salón” por la prensa y la grada, y estableció un precedente al que el club pudiese acudir cuando hubiera que diseñar nuevos proyectos deportivos.

La línea retornó en el curso 2009/10, cuando el Celta, entonces en Segunda División, decidió contratar como entrenador a Eusebio Sacristán. La trayectoria profesional del ex-miembro del Dream Team se reducía a haber sido el tercer técnico del FC Barcelona en la época de Frank Rijkaard. Por tanto, se asumía su conocimiento sobre el juego de posición y se presuponía que poseía capacidad para recobrar el protagonismo en los partidos que se había tenido en la era Mostovoi. Con el vallisoletano, se lograron dos salvaciones muy luchadas y la creación de una base canterana liderada por Iago Aspas que luego sería los cimientos de un futuro más halagüeño.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El sustituto de Eusebio fue Paco Herrera, en la segunda decisión encadenada en virtud de una misma línea. Y se insiste: con el extra de mérito de instalar una identidad alegre en la barrosa categoría de plata. Herrera arribaba de trabajar en la cantera del Villarreal CF con el sello distintivo que ello representaba, en una etapa en la que el Submarino era no sólo un ejemplo de cómo hacer las cosas, sino uno al que los resultados le daban la razón. La unión entre el Celta y Herrera se traduce en el ascenso en la 2011/12. Como premio plus a la coherencia, el récord goleador de 83 tantos. Ayudó a alcanzarlo un tal Fabián Orellana, que había sido cedido por el Granada CF.
El regreso a Primera provocó la única elección en discordancia con el rumbo: cuando el equipo entró en mala racha y se resolvió como remedio un relevo en el banquillo, se optó por un Abel Resino cuyo método no encajaba con lo que se estaba haciendo. Aun así, meses más tarde, Resino salió del club pese a cumplir el objetivo de la permanencia.

El resto es historia reciente y muy conocida. Luis Enrique, rebotado de la Roma tras un coqueto paso por el Barça “B”, aterrizó en Vigo con una serie de canteranos culés bajo el brazo (Nolito, Fontàs, Rafinha). Las primeras bases del regreso a Europa fueron fijadas en esa temporada. Posteriormente, las apuntalaría Eduardo Berizzo, pupilo de Marcelo Bielsa con pasado celeste, reformulando piezas como Augusto Fernández o Krohn-Dehli y dando cabida a hombres tipo Sergi Gómez, Pablo Hernández, Marcelo Díaz o Jozabed Sánchez.